LaLiga: la máscara de Levante para romper el hielo