Abuso escolar, explotación infantil! (artículo de Armando Neves dos Inocentes, 30) (Espaço Universidade)

Abuso escolar, explotación infantil! (artículo de Armando Neves dos Inocentes, 30) (Espaço Universidade)

Recientemente se informó (04.07.2020) en «A Bola», que el programa «FPF na Escola» se creará a través del presidente de la Federación Portuguesa de Fútbol para promover el fútbol entre los niños de 6 a 10 años, desarrollando una jornada de puertas abiertas. en cada escuela primaria del 1er ciclo, en colaboración con clubes locales y con la colaboración de ex internacionales portugueses. Solo quedaba explicar si esta jornada de puertas abiertas sería por año académico, por trimestre o por semana. En el último caso, no parece, pero también será solo eso, que haya tantos ex internacionales que puedan patrocinar este programa … o que quienes se unan a él tengan habilidades pedagógicas para hacerlo …

La escuela siempre ha sido una fuente de ingresos fáciles dada la existencia de una audiencia grande y localizada: fueron los espectáculos de teatro, fueron las presentaciones de cúpulas celestes dentro de un inflable, fue la presentación de robots o dinosaurios a control remoto, fue la presentación de libros, fue la fotografía de los alumnos, fueron las exhibiciones de esto y aquello … Ahora parece que las escuelas se han transformado, o se transformarán, en lugares donde los «exploradores» pueden reclutar mano de obra fácil para el futuro o donde una organización puede aumentar, casi ficticiamente, su número de elementos (¡llamémoslo así!) … Esta es una primera pregunta y está relacionada con el uso (¡o abuso!) de la escuela.

Una segunda pregunta nos lleva a dos conceptos que existen: «detección de talento» y «capacitación intensiva temprana». El desarrollo motor del niño integra varios dominios: el afectivo, el social, el cognitivo y, por supuesto, el motor, ese «motor» que es visible ya que los dominios anteriores no lo son. ¿Detectar talento a una edad temprana y entrenarlos para qué? La respuesta solo puede ser una: alimentar el espectáculo en el futuro y promover la venta de productos (encontramos clubes, estadios y deportistas siempre conectados a marcas o logotipos) a una audiencia de consumidores.

Los programas deportivos en la escuela (y recordamos dos recientes, uno relacionado con los patines, el otro con las bicicletas), deberían estar más preocupados (así como las entidades que los administran) con la gran cantidad de actividades motoras que permiten a los niños desarrollar la cooperación. , expresando sentimientos, enriqueciendo su comprensión de la relación yo / otro, su integración en el grupo y puliendo su comportamiento. Y ahora preguntarán: ¿qué pasa con los períodos sensibles para la evolución de las habilidades motoras (recordamos a Grosser, así como a Martin, a principios de la década de 1980 del siglo pasado)? Responderemos con dos preguntas: ¿por qué hay tanta preocupación con las capacidades condicionales y tan poco con las capacidades de coordinación? ¿O con dinámica psicocognitiva?

Los maestros, entrenadores y padres olvidan o ignoran (o no saben) que el deporte de hoy necesita equipar a los niños desde una edad temprana. En una primera etapa con campañas de sensibilización, atrayendo jugadores, con motivación y ofreciendo recompensas. En una segunda etapa, se hace necesario maniobrar para que internalicen el sacrificio por el juego temprano, que se acostumbren a «sin dolor ni ganancia», que se esfuercen por lograr resultados, incluso a cualquier precio (sí, incluido el fraude, el dopaje y corrupción), que aceptan correr riesgos y son expertos en la falta de límites. Finalmente, son atraídos con transferencias a los mejores clubes, con altos salarios, con fantásticos patrocinios, con publicidad y con la venta de derechos de imagen. El problema no radica en aquellos que olvidan o desconocen, el problema recae en aquellos que lo conocen y lo practican: ¡aquellos que usan el deporte! Así es como se construye carne de cañón y luego se ingresa en una gran máquina al servicio de la capital, de modo que después del final de la carrera muchos jugadores comenzarán a mendigar o vender trofeos ganados durante el curso (la historia del deporte está llena de estos ejemplos).

La explotación infantil en el deporte es un tema tabú, a pesar de las advertencias entre nosotros al menos de Jorge Araújo, Mário Moniz Pereira, Paula Brito, Teotónio Lima, Olímpio Bento, José Manuel Meirim y Gustavo Pires. Al lado, en España, Emilio Calderón hizo acusaciones acaloradas. Jacques Villiaumey y Jacques Personne, en Francia, fueron aún más incisivos.

Y aunque el reciente documental «Atleta A» se centra en el abuso sexual que tuvo lugar en USA Gymnastics, así como en las situaciones de protección corporativa de varios gerentes, podemos ver entre líneas toda la explotación infantil que existe en esta modalidad.

Nádia Comaneci fue campeona europea a los 13 años y campeona olímpica a los 14 años en Montreal (1976), mientras que Maria Sharapova debutó en el circuito profesional de tenis en 2001, con solo 14 años, en Indian Wells … En 2008 Thomas Daley fue medalla de oro en el El evento de salto de plataforma de 10 metros en el Campeonato Europeo de Natación de 13 años y en 2019 Chen Yuxi y Lu Wei fueron respectivamente la medalla de oro y plata en el mismo evento en el Campeonato Mundial de Natación, ambos con 13 años de edad.

¿Podremos imaginar qué fue y cómo fue la vida de estos niños?

Al someterse a un entrenamiento bi-diario (o incluso más), con altas cargas de trabajo, con un entrenamiento de enorme volumen y / o intensidad, estos niños no tienen tiempo para ser niños. Y los ejemplos no son solo en gimnasia, tenis o saltar al agua. Abundan en natación, atletismo, fútbol …

¿Qué infancia tuvo Nicolás Millán que a los 14 años (2006) hizo su debut en el equipo principal de fútbol de Colo-Colo, o Iker Muniain (2007) que a la misma edad fue llamado al equipo principal del Atlético de Bilbao, o Maurício ¿Baldivieso (2009) que jugó los últimos 10 minutos del encuentro entre La Paz y Aurora de la I Liga de Bolivia a los 12 años?

El fútbol de la escuela es peligroso. Es peligroso debido a la apropiación del fútbol y de la escuela y porque además de instrumentalizar a los niños, recordamos que son niños de 6 a 10 años, instrumentaliza a la institución misma.

Armando Neves dos Inocentes tiene una Maestría en Gestión del Entrenamiento Deportivo, un título en Enseñanza de Educación Física, un cinturón negro de 5to dan en Karate-do y un entrenador de Grado IV.